Francia, país de la gastronomía!

En Francia, país de los gastrónomos, se acostumbra generalmente alimentarse tres veces al día: desayuno al despertar, almuerzo alrededor de la 1 de la tarde, cena alrededor de las 8 de la noche. El almuerzo y la cena son verdaderas comidas. 

Todos los días, los 642 restaurantes universitarios (llamados comúnmente Resto U o RU) son ineludibles. Las tarifas practicadas son muy interesantes: una comida completa cuesta 3,20 € (precio de un sándwich en una cafetería). Basta tener un carnet estudiantil para tener acceso a estos restaurantes. Algunos abren de noche y los fines de semana. 

 steak_frites_1.jpg

Existe también la posibilidad de comer en uno de los numerosos cafés o restaurantes. Los precios van de una decena de euros para una comida completa hasta alcanzar varios centenares de euros en los templos de la comida francesa que son los restaurantes "con estrellas" de los Chefs de fama internacional, como Paul Bocuse, Alain Ducasse, Joël Robuchon o Pierre Gagnaire.

Entre estos dos extremos, encontrará toda una serie de establecimientos acogedores y que proponen una comida de calidad. 

Si tiene ganas de cocinar, encontrará en todas partes numerosos comercios de alimentación, supermercados y, con frecuencia, mercados al aire libre.

Hay que saber que el vino es una institución en Francia. De las grandes cosechas de Burdeos o de Borgoña, pasando por los Côtes du Rhône, podrá descubrir muchas otras apelaciones más asequibles: vinos de la Loire, de Alsacia o del Midi. Por supuesto, como todas las bebidas alcohólicas, el vino se debe consumir con moderación.