Restaurando un clima de confianza, este nuevo pacto propuesto entre la República, sus Universidades, sus Grandes Escuelas y los estudiantes de todas las nacionalidades debe permitir que estos jóvenes diplomados puedan ejercer sus talentos en empresas francesas. Esta abrogación debe también reforzar la imagen de Francia a nivel internacional.